Prueba de vida. Chile 1973-1990

Invitaciвn

 

Prueba de Vida. Chile, 1973-1990

La presente exposición nos invita a revivir y recordar un período histórico que ha sido, sin duda, determinante para nuestro país. Las fotografías de Marcelo Montecino nos llevan por un recorrido cronológico que comienza en los meses previos al golpe militar, para luego detenerse en el 11 de septiembre de 1973 y sus días posteriores.

Este acontecimiento –que ha quedado en nuestra memoria como una herida histórica-, marca el inicio de una nueva temporalidad en nuestro país. Es desde ahí que esta muestra fotográfica nos revela una secuencia de testimonios visuales que nos hablan sobre la violencia, la represión, el dolor y la resistencia, así como también sobre la cotidianeidad, lo doméstico, y la vida que continúa, a pesar de todo, en su estado más puro.

En las imágenes que conforman esta muestra aparecen personas que miran, ya sea con firmeza, con tristeza, con optimismo o con dolor. Marcelo Montecino toma ese gesto, el de la mirada de mujeres, hombres y niños, y lo vuelve irreversible a través de cada una de sus fotografías. El acto de mirar y ser vistos se convierte en el recurso que el fotógrafo descubre como una forma de sobrevivencia a lo largo de los años de dictadura. Es gracias a la mirada de cada uno de aquellos retratados, pero sobre todo, gracias a la mirada del fotógrafo como testigo, que podemos armar una historia que relate lo que fueron esos años en Chile.
Esta muestra, organizada por el Centro del Patrimonio Fotográfico de la Universidad Diego Portales (Cenfoto-UDP) y curada por Andrea Aguad, Jorge Gronemeyer y Samuel Salgado Tello, nos presenta un registro invaluable de una parte de nuestra historia, una reivindicación de la memoria y un espacio de reflexión, como instrumento de futuro.

Texto sobre Marcelo Montecino

Marcelo Montecino comenzó su trabajo como fotógrafo profesional el año 1973, a partir del golpe militar en Chile. Como reportero gráfico cubrió el golpe de Estado en Chile, la guerra en Nicaragua (1979), El Salvador (1980) y Guatemala (1980). En 1981 ganó el primer premio en el concurso internacional convocado por la revista mexicana Proceso y la editorial Nueva Imagen para la publicación de un libro fotográfico sobre las dictaduras en América Latina, “Con Sangre en el Ojo”. El año 2012 recibe el "Premio Altazor", por su exposición “Irredimible" realizada en el Museo de la Memoria.