Farewell. Fotografía de Marcelo Montecino